lunes, 30 de diciembre de 2013

conjuro de fuego para brindar por un año nuevo

empresarios, banqueros, jueces y fiscales,
catedráticos y sucios sacerdotes del inmovilismo,
gobernantes, políticos y ministros en su consejo de los viernes

hedionda democracia, cueva de ladrones y vampiros
hoguera de hogares hipotecados, desahuciados, suicidados,
pus de enfermos que se pudren, hedor de las jóvenes ya muertas,
llantos de los niños, quejidos de las niñas de madres violadas
cobardes voceros de los medios, impúdicos socios de la blasfemia

tierra quemada, pestilencia de los vientos, veneno en el mar
oro negro que hiere y mata el bello tiempo de la vida

hambre de las muchedumbres
soledad en el mercado capital
aullido de cuchillas en la frontera
repugnante porvenir que nos deparan

con esta copa incendiaré las llamas de la vida
el fuego en el que arderán los secuaces del ególatra
y huirán los sacerdotes de la muerte en sus mercedes
hasta empotrarse en la justicia y la libertad
¡oíd! ¡oíd sus lamentos al quemarse!

¡que este fuego en nuestras gargantas despierte nuestro grito!
fuerzas de la vida y del común, a vosotras hago este brindis:
¡sanad nuestra memoria y saberes, nuestro afecto, nuestra intuición!
¡espabilad nuestra fuerza colectiva! ¡fuego!

6 comentarios:

Anónimo dijo...

Muy poético... Propio de las navidades que nos tocan vivir.

Fernando de la Riva dijo...

Me gustan, pero me gustaron más todavía las 13 esperanzas.
Me parece que la bolsa de la indignación ya está llena y ahora nos toca llenar la de la esperanza, porque la indignación sin esperanza es estéril.
Un fuerte abrazo amigo, lleno de esperanza

Moisés Rubio Rosendo dijo...

Tienes razón, Fernando: aunque a veces nos invadan la rabia y la indignación, no podemos dejar de alimentar la esperanza. ¡Otro abrazo!

Anónimo dijo...

que corazon tan lleno de odio pobre como debes de sufrir

María Magdalena dijo...

Muy bueno! Hay que denunciar la podredumbre para que nazca algo nuevo!

María Magdalena dijo...

Muy bueno! Hay que denunciar la podredumbre para que nazca algo nuevo!